Imprimir

UGT FICA lamenta la actuación del Gobierno en relación a la situación Alu Ibérica

El Ministerio de Industria no cumple su compromiso de garante del acuerdo venta entre Parter y Alcoa, que considera como un éxito para la solución del conflicto

 

La Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT lamenta profundamente la actuación del Gobierno en relación a la situación Alu Ibérica reflejada en la Mesa Técnica del Ministerio Industria.

La representación del Ministerio no ha aportado hoy ninguna información, alegan que no tiene acceso contratos mercantiles celebrados entre empresas privadas, sobre los acuerdos alcanzados en su día y se limitan a instar a las partes, gobiernos autonómicos y sindicatos, que procedan a denunciar los incumplimientos que observen, como si el gobierno no tuviera ninguna responsabilidad en la situación en que nos encontramos.

Desde UGT FICA insistimos que mantener el sector de producción aluminio primario es fundamental para nuestro país, por ello el gobierno debe actuar de forma contundente para que mantener la actividad industrial, garantizar el futuro de las plantas de aluminio primario, tanto las de Alcoa en San Ciprao como las de Alu Iberica en Avilés y A Coruña.

El Ministerio debe desarrollar las políticas necesarias garantizar la competitividad y mantenimiento de la industria electrointensiva de nuestro país, y la realidad actual es que ha desaparecido la compensación por gestión demanda interrumpibilidad y el Estatuto electrointensivo que se lleva anunciando como la gran solución sector desde hace 2 años, no se concreta retrasándose una y otra vez su aprobación final.

Desde UGT FICA Federación Estatal no consentiremos que los actores responsables de la situación en las que se encuentran hoy las plantas aluminio, Parter Capital y Alcoa (que han decidido no asistir ya a la convocatorias Ministerio), se desvinculen de los acuerdos firmados en 2019, que se consiguieron tras mas de año y medio de lucha sindical de los trabajadores de las plantas Avilés y A Coruña, aprovechándose de la inactividad y consentimiento tácito del gobierno nacional que debe responsabilizarse de los compromisos adquiridos con los trabajadores sector industria aluminio en particular e industria electrointensiva en general.